Cómo redactar para la web. Trucos y consejos

Tener habilidades de redacción no es lo mismo que redactar para la web. Generalmente, solemos pensar que al escribir para periódicos, revistas o cualquier otro medio impreso ya tenemos todo lo necesario. Esto no es del todo cierto, pues la web o medios digitales tienen su propia audiencia y algunas reglas particulares.

Seguramente te estarás preguntando ¿Por qué debo escribir en la web? Ó ¿Cómo se escribe para web? Escribir para una web te permitirá desarrollar un nuevo negocio o simplemente tener presencia en internet. La producción de contenido es la clave para aumentar el tráfico de tu web y darles la bienvenida a nuevos clientes.

Si no tienes idea de cómo hacerlo, quédate a leer hasta el final de esta entrada donde te mostraré algunas técnicas que debes tener presente antes de redactar para la web.

 ¿Cómo se lee en la web?

Antes de redactar para la web debes conocer la respuesta a esta pregunta. Ya que en internet se lee diferente. Es decir, la audiencia no lee palabra a palabra como se hace en un medio impreso. Ellos realizan un escaneo rápido a la información, donde saltan la lectura entre un párrafo y otro.

A este tipo de saltos se le conoce como “patrones de lectura”, uno de los más utilizados es el patrón F. En este tipo de patrones las palabras que se usen en cada párrafo son las que tienen mayor importancia.

Pero, ¿por qué es importante conocer esta información? Si conoces los patrones de lectura y todas las formas en que se lee en internet, podrás tener una estructura de la información óptima.

¿Cómo se comporta un lector en la web? Generalmente, los lectores aplican los patrones de lectura, que, además, están asociados a un comportamiento particular. Entre ellos tenemos:

  • Los usuarios son atrapados por oraciones cortas y de lenguaje sencillo y liviano.
  • Antes de comenzar a leer realizan un escaneo visual para saber si la información podría ser útil.
  • Generalmente el escaneo inicia en la zona superior de la web.
  • Los lectores generalmente se dejan seducir por los títulos, subtítulos, frases en negritas y las imágenes.

Organiza el contenido visualmente

Cuando se redacta para la web, es importante crear una estructura visual del contenido. Así, el lector entenderá el orden que se le ha dado y como fue seccionado. Esto tiene relación con los patrones de lectura que te mencioné en la sección anterior.

Esta estructura se logra con el uso de diferentes tamaños de letras, tanto en títulos como subtítulos. Veamos cuáles aspectos debes considerar:

  • Los encabezados: Estos se logran usando etiquetas que distingan la jerarquía de los temas en orden decreciente. Esta jerarquía se inicia con el H1 que es el titular más importante. Seguidamente se coloca el H2 (Subtítulos), H3, y cuántos sean necesarios. Las secciones formadas por subtítulos no pueden exceder de 300 palabras.
  • La palabra clave: Todo contenido tiene una palabra clave principal. Esta debe ubicarse en las primeras palabras del título. Además, debe usarse también en los subtítulos H2 y H3 que tienen mayor relevancia que el párrafo. Sin embargo, en los párrafos debe usarse la principal y algunas relacionadas con la misma, sin exceder la cantidad necesaria.
  • Los párrafos: Estos no deben ser muy largos, ya que suelen aburrir al lector. Se deben abordar con frases cortas que no excedan de 20 palabras. Teniendo en cuenta que un párrafo no debe exceder de 2 0 3 frases.

Brinda al lector contenido de valor

El contenido que ofreces debe responder a la búsqueda que el usuario está realizando. Si un usuario ha llegado a tu web, y ha encontrado lo que está buscando, con toda seguridad no irá a ningún otro lado. Esto se debe a que tú contenido responde al titular que lo atrajo.

Cuando el contenido es de calidad aumenta el tráfico de las visitas a tu web. Es un contenido que atrae por su interesante valor, fácil comprensión y sencillez. Sin duda, un contenido auténtico, original, e interesante será digno de ser compartido hacia otras webs y redes sociales.

Ofrece claridad y objetividad al redactar para la web

Hoy día los lectores están invadidos de mucho contenido en la web. Es decir, cuando realizan una búsqueda la hacen paralelamente en varias pestañas al mismo tiempo.

Ellos siempre van a optar por el contenido que sea más claro y sencillo de digerir. Si tu contenido es aburrido y confuso, con seguridad cerrarán la pestaña de tu web sin pensarlo dos veces.

Cuando escribas, hazlo de manera conversacional, sin hacer uso de jergas y términos muy técnicos. Esta regla tiene su excepción, y eso dependerá de las indicaciones que recibas por parte del cliente.

Usa un lenguaje adecuado para tu audiencia

Para usar un lenguaje adecuado debes conocer a qué público está dirigido. De tal manera que, puedas saber si debes ser formal, usar lenguaje técnico o informal ó si puedes tutear al lector. Solo conociendo esta información podrás redactar de forma acorde a la audiencia.

Sin embargo, independientemente del tipo de público, el lenguaje debe ser lo más directo y sencillo posible. Este debe ajustarse lo más posible a la lengua hablada por el lector.

A continuación, te ofreceré algunas recomendaciones adicionales a considerar en torno a este tema:

  • Hacer uso de la voz activa.
  • Usar verbos expresivos.
  • Evitar el uso de palabras de relleno. Es decir, palabras que no aportan significado y redundan en la información.
  • Evitar errores gramaticales y ortográficos.

Usa listas

También son oportunas el uso de viñetas o listas, que permitan comprender mejor el contenido de una forma más dinámica.  Al usar listas debes considerar lo siguiente:

  • No exceder de 9 items.
  • Evitar usar más de dos niveles.
  • Los números se usan solo si existe un orden.
  • Colocar un texto explicativo en cada items.

¡No te olvides del Google y del SEO!

SEO para la web

La mayoría de las veces el contenido se crea pensando el posicionamiento orgánico en los buscadores. Por lo tanto, existen algunos aspectos que se deben considerar al momento de escribir un texto que busque posicionar la web. Entre ellos tenemos:

  • Todo texto que se pretende posicionar tiene una palabra clave. Esta debe ir en la URL, en el título (H1), en el primer párrafo de la introducción y en el último párrafo del texto. Además, puede incluirse en otros subtítulos, incluso usando sinónimos y en los párrafos del texto.
  • El título debe enganchar al lector, seducir a leer. Este no debe exceder de 70 caracteres. Recuerda usar títulos atractivos.
  • Destacar en letras negritas algunas frases de no más de tres palabras más destacadas e importantes en algunos párrafos. No exagerar en el uso de esta técnica.

Finalmente, lo más importante de redactar para la web es conservar la naturalidad. Un texto para la web ideal debe ser una lectura agradable, natural, sin que se note forzada. Haz uso de estas técnicas, pero no te olvides de este aspecto bastante importante.

Hasta aquí  nuestra guía sobre cómo redactar para la web. Si quieres encontrar más contenido interesante, sigue visitando nuestro blog. Contáctanos.